Páginas

La plaga del baile.



1. El sucio.

Va por ahí, entre tú y yo, sin pronunciar palabra alguna.
La calle besa sus pies, la brisa moja su piel tan sucia.
La ciudad crece y con ella él. Se esconde bajo los puentes e inhala sacol.

2. Los perros de la calle.

En una noche como cualquier otra, un perro aparecerá de la nada y caminará contigo.
El amor le ladró a un perro con dolor, él huyó, pues notó que solo iba a ser peor.
La madrugada nos tocó y no volvimos a vernos.
Somos más cada vez, valla noche para andar, dormiremos bajo techo enroscados tu y yo.
Yo solo soy un perro más revolcando las sobras.
La canción para ti habla de la noche y ya. Ya la luna nos notó y nos acompañará.
Ven, vámonos a caminar por las calles de siempre.

3. Soledad.

Los amigos se fueron tras el canto de la luna y el gato murió cazando en su ley. Pero por el tiempo que hablo conmigo se que puedo cantar una canción feliz en soledad.
Realmente no conozco a casi nadie. Las calles de siempre no me ven saludar. Pero por la lluvia que se lleva los engaños se que puedo cantar una canción muy triste en soledad.

4. La justicia.

La justicia es la TDT, un producto  gratis y de alta calidad. Sí en el trabajo eres un robot podrás relajarte frente al televisor.
La justicia es tu Dios, castiga a los ricos del vaticano. ¿Sí no entran al reino de los cielos, qué es lo que hacen en la tierra?
La justicia es el trabajo, unos son esclavos del dinero de otros. ¿Sí hay un mundo para todos, porqué en las guerras se reparte para algunos?

5. Vómito mental.

Cuando no tengo en mucho en que pensar, tengo también muy poco que maldecir.
Cuando no impresionan ni los días, ni las noches, ni las horas, ni los muertos, ni las balas, es que estoy acomodado en un mundo de mentiras e ideas y fragmentos que me acorralan.
Siento que ya mi vida se terminó, y que no queda más que esperar.
Salgo a la calle y todo sigue como siempre, solo dar vueltas y vueltas es el diario de mi vida, ya los perros y las aves se alimentan de las sobras de historias mal contadas de cuchillos y navajas.
Solo me quejo de estar tan aburrido, pero lo cierto es que no estoy no tan mal.
Esta estúpida canción es solo un delirio más, no habla de la realidad, es solo vómito mental, quisiera ver el día a día en la lluvia o bajo el sol nuevamente con los ojos de mi rojo corazón.

6. La noche.

Noches en calma y gatos roñosos, camino en silencio entre la soledad.
Paro en la calma y toco la luna, susurro una nota al cielo voraz.
Muerdo a una rana con mucho cariño, teniendo la suerte princesa será.
Escribo un poema y me envuelvo en la bruma, lo arrojo al río y me largo de allí.
Solo la noche ha podido curarme, mis besos al tiempo en silencio se van.
Cuando la brisa se marche entre rosas, mis labios muy secos del río serán. 
Amorcito de mi corazón, eres la luna y también el sol 

7. Guerra.

Parece que somos un cáncer mantenido por la oligarquía. Los dueños del mundo no saben que nada les pertenece.
Azotamos al río y al mar arrojando nuestros despojos, el poder del dinero prevalece sobre la vida del mundo.
El calentamiento global es una realidad, los poderosos quieren convencernos de que es un cambio natural.
Todos tenemos la culpa, pero hay quienes tienen los medios, algunos solo los invierten en perpetuar la guerra.

8. El llanto.

Es un sueño  el dolor, con el tiempo aprendes a dormir tranquilo.
El llanto    se gesta en la vida y en la muerte.
El silencio te ayuda a pensar en el vacío de la soledad.
La locura no es tal, ya tomaste el control de mi.
La ciudad crece velozmente y los harapos los visten más gentes.

9. Unos minutos de reflexión.

A los viejos no les dan trabajo, pero si trabajan tienen que pudrirse.
En las empresas los obreros se pelean, pero si se unieran sería diferente.
Muchos solo buscan salvar su pellejo y no se dan cuenta de quien dependen.

10. Canción genial.

La princesa ya murió, se desmayó en su sillón; el rey calló en depresión y después se suicido; ahora los lobos andan por ahí cazando gente sin razón y yo bailo, bailo.
La ciudad se incendió, después del último homicidio, las ratas salieron de su hogar para dormir en Taiwán; los restos humanos corrieron al río y se arrojaron para ahogarse y yo bailo, bailo.
El presidente reconoció que es el líder del dinero, a nadie le importó y después renunció; como nadie quiso gobernar, los perros salieron a orinar y yo bailo, bailo.

11. Viejos conocidos.

La ciudad y el amor, un cuchillo y una flor.
Un perro viene hacia mí, por nombre le pongo cazador, viajamos a solas por las calles desiertas, no lo puedo olvidar.
Las ratas se escabullen, bajo el suelo, en la lluvia.
Una perra viene hacia mí, por nombre le pongo mugrosa, jugamos a solas en la montaña, no lo puedo olvidar.

12. Solo es otra puta canción.

Solo es otra puta canción (bis).