Páginas

Heil Hitler.



1. Amor secular.

No salgas de noche nena, la madrugada es fría, no aúllan los perros y los travestis se prostituyen.
No salgas de noche nena, la madrugada es fría, abundan los ebrios y los locos roñosos.
Ella lloraba a sus pies en el atrio de la iglesia y yo me fui a dormir al cementerio local.
No te eches al suelo nena, el asfalto es duro, la luna es hermosa y no está a años luz.
Ella lloraba a sus pies en el atrio de la iglesia y yo me fui a dormir al cementerio local.

2. Canción de invierno.

En la esquina del sabor veo sentado a un indigente que no mira a ningún lado y se alimenta de sus uñas. ¡Canción de invierno!
Hoy somos la decadencia que no conoce el infierno, dicen que es un buen lugar para pasar el invierno. ¡Canción!
Por las calles de la herrumbre la gente no hace turismo, la cara amable de la burla tiene mucho maquillaje. ¡Canción de invierno!

3. Golondrinas muertas.

Cuando me muero me salvo la vida con licor y pornografía.
Golondrinas muertas, golondrinas muertas.
Cuando me muero me salvo la vida, me corto las venas y uso la tinta.
Golondrinas muertas, golondrinas muertas.

4. Un poema de amor a la humanidad.

Los hippies decadentes se preparan para ir a la guerra, los imperios ponen las armas para conflictos en subdesarrollo.
¡Un poema de amor a la humanidad!
Los arpía sobrevuelan valles de hongos y vacas, sus bombas causan asombro en noticieros comerciales.
¡Un poema de amor a la humanidad!

5. Leona.

Leona va por el desierto con la piel pegada a las costillas, el atardecer es incendiario.

6. San Pedro.

San Pedro, el carpintero, no trabaja; es un burócrata al servicio del poder.

7. No te enamores de un fantasma.

Los sueños al acecho asfixian en la niebla, bienvenidos al momento en que se vuelven pesadillas.
No te enamores de un fantasma.
Preguntas desconcertado a tus espejismos si están llenos de odio o no lo están.
Cuando eres un triste payaso…
El abismo es un oasis de nubes y arreboles ¿la ciudad se hunde a caso o no lo hace?
No te enamores de un fantasma.
Distancia entre los pasos, espacios delirantes, las fantasías huyen despavoridas.
No te enamores de un fantasma.
Entregar una sonrisa del fondo de la cloaca es un valioso intento de la hipocresía.
Cuando eres un triste payaso.
La férrea valentía nunca se arrodilla aunque se ahogue en su propia almohada.
No te enamores de un fantasma.

8. Bipolar.

Yo no nací para mirarte a los ojos por horas, yo no nací para apagar mi corazón en nuestro abrazo.
Me marcharé por no agotarme en el esfuerzo de intentarlo, me marcharé porque no puedo acariciarte para siempre.
Yo no nací para tener el corazón petrificado, yo no nací para que escuchen mis latidos intensos y perdidos.

9. Demonio del camino.

(Instrumental).

10. Las palabras dulces.

Quería cantar canciones de amor pero amo más a los perros, los equiparé con bombas para que exploten frente a los bancos.
Quería cantar canciones de amor pero el mundo está hecho pedazos, algunos ancestros coloridos nos piden monedas desde la acera.
Quería cantar canciones de amor, todavía hay razones, pondré algunas en mi epitafio pues el tiempo me hará ceniza.

11. Eterna primavera.

Sus viseras se asoman entre su herida, las pone en una bolsa a plena luz del día.
Sus viseras se asoman entre su cráneo, yace en un camión rumbo a la morgue.
Y eres tan hermosa, eres tan hermosa…

12. Espero sentado.

Caminar, prometo no volver a tomar, el lago es el lienzo de los gansos.
Escupir, la boca me sabe a rencor y mis glándulas se desangran.
Caminar, llevar un ritmo normal, las aves cantan para nadie.
Escupir, todo pasado fue peor y va a devorarse mi presente.

13. Humanos en coma.

Llevo más de ocho horas pegado a la pantalla, estoy por convertirme en un ratón psicótico.
Mis amigos llevan sus nombres flotando sobre sus cabezas, en las noches no se más que del aturdimiento etílico.

14. Un suicida.

Voy a matar a mi psicosis de depresión, me voy a arrojar a una piscina infantil, sobreviviré mil veces a un suicidio juvenil.
Voy a esperar a que la muerte venga por mi, no voy a hacer su trabajo sin cobrar, sobreviviré mil veces a un suicidio juvenil.

15. Río estigia.

Las camisas cuelgan sobre el polvorín desde antes de que Marte fuera Dios... y esos cuervos que ríen, que se divierten y blasfeman, en el infierno.
Los reproches que te puedan hacer no vendrán del fondo del abismo, ni de esos cuervos que ríen, que se divierten y blasfeman en el infierno.

16. Un muchacho.

Soy un muchacho perdido, perdido, perdido; con los zapatos malditos, malditos, malditos.
Volando sobre la gran ciudad.
Soy un muchacho maldito, maldito, maldito; con los zapatos perdidos, perdidos, perdidos.
Volando sobre la gran ciudad.

17. Canción de amor.

Mi amor no es la salvación ni la condena, no esperes que los animales hablen.

18. Canción para mi vejez.

Viejo loco al volante, tinta roja en la vía, acelera a fondo entre la marea.
El sol en la sonrisa entre el mar translucido, en las manchas de la piel se escribió: Siempre que haya corazón que importan las banderas.

19. Susana.

Escuché tus palabras descendiendo hacia mí, arañando mi nuca haciéndome sonreír.
Sin mirar a paso apresurado vas, ennegreciéndolo todo emerge tu palidez de labios rojos.
Hoy te vi, no supe si eras tú, el humo y la luz traicionan mi percepción y el mar azul me reclama para navegar por el encaje de tus medias, a la deriva.

20. Bonus track.

(Instrumental).

Ir a la música.