Páginas

Flores negras.



1. Gildardo y Mary.

El sol muere bajo un arrebol y a la calle la besa la blanca nieve después.
Vamos descalzos a la escuela rural, no nos graduaremos pero hoy llegaremos tarde.
Recemos sin reírnos o nos golpearán. Somos hijos de dios pero él no trae el pan.
Vamos a la ciudad, será mejor allí. Llorarás al trabajar y volverás a casa después.
Invadamos una cancha aunque tumben nuestro hogar. Las balas rasantes dejarán su cicatriz.

2. Día gris.

Tu cabello oscuro en el cielo, tu rostro apagado frente al sol, tus ojos mojados de tiempo, tu pecho inundado de amor. El aire acaricia tus lágrimas y las flores guardarán tu ausencia.
El sol atraviesa tus manos, tu muerte es  solo el comienzo, las calles que llevan tu sangre son lozas de cristal. Bailando están los niños con sus sombrillas aun abiertas.

3. Arrebol.

Lejos estoy de la sangre al caer, pero puede que la guerra sea una epidemia, tocará nuestras puertas al anochecer y al fin bailaremos en el infierno.
No fluye el amor y el dinero quiere más cuerpos de niños en la franja de gaza.
En la tv informan las matanzas y a continuación la farándula ríe; el noticiero es un carrusel de violencia y odio, de dicha y fama. El mundo irreal aparece de pronto para solucionarlo todo.
Amor mío…
Somos ovejas yendo al matadero en un barco de lujo por un río de flores; cuando cae el telón se dibuja en los brazos una esvástica nazi. Nos hacen enemigos del mundo y de nosotros por los designios del poder.

4. Dios.

Dios es negra y ama bailar en las calles fumando crack.
Dios es gay y ama cantar en las calles fumando crack.
Aun sigue vigente la esclavitud, los pobres son los negros de este presente cruel. Mientras unos prosperan los otros van directo al infierno de miseria.

5. Que ardan las iglesias.

Antes el mundo era un lugar mucho mejor, los curas vendían indulgencias a quien pudiera pagar.
Oremos por la salvación de nuestras almas inmortales, llenemos las profundas arcas de aquellos millonarios que nos salvarán.
El reino de los cielos nos espera, allí los ricos serán nobles, los palacios de la tierra se asemejan a Jesús.
Prefiero ser el diablo a someterme ante el clero, ese clero que quemaba a las mujeres y a los científicos para reinar.
Saqueemos el banco vaticano para acabar con el hambre mundial, de seguro servirá mucho más que elevar plegarias al cielo.

6. Hierba y asfalto.

Vamos a cantar al cielo, las nubes nos abrazarán; son negras y espesas y sus ojos son lluvia, solo es un final más.
Parte el viejo caminante por su caudal antiguo por el que siempre viaja, sus brazos están cansados de soportar la muerte hasta verse agonizar.
Bailemos una danza honesta para sentir, la muerte a todos nos encuentra o solo nos espera, pero algo quedará.
Vamos a cantar al río su agua nos abrazará, es turbia y sucia y sus ojos ya no ven, solo es un final más.
Se rasgan las aves etéreas al ser acariciadas entre suspiros, sus alas están cansadas de soportar la muerte hasta verse agonizar.
Toquemos el aire con los dedos para que el susurro se vuelva canción. La muerte a todos nos espera o solo nos encuentra, pero algo quedará.

7. Cántame una canción de amor.

Eran las doce del día en Rionegro Antioquia. Había un hombre furioso que amenazaba con matarla. Cántame una canción de amor.
Eran las doce de la noche en Rionegro Antioquia. Había un enfermo de sida que mordía a un enfermero.

8. Soy el diablo.

Tenía una carta para darte mi amor. Esas letras las perdí en el vasto infierno.
Soy el diablo, un pobre diablo y tengo una pena que me acompaña.
Había en mi pecho un corazón que latía. Esos latidos los perdí en el vasto infierno.

9. Violencia.

El yugo romano desafiado por la espada de Espartaco.
El yugo cubano desafiado por el fusil del che.
El yugo del monarca desafiado por el pueblo parisino.
El yugo virreinal desafiado por los comuneros.

10. Luna roja.

Caminar en la noche, en silencio para oír; pues cantan las aves en la oscuridad, un beso de luna al agua del mar.
Sobre el agua cubierta de sombras se dibuja una luna roja. No fue el mejor día pero estabas conmigo.   
Oigo una canción perdida en el silencio de tus suspiros. Miro el lamento inexplicable del abismo.
Hay una luz para cada oscuridad, pero hay que empezar a andar. Hubo un día en que estuve solo pero estabas allí conmigo.

11. Amigos extraños.

-Vamos  a jugar al bosque amigos-. Susurran las nubes al cielo.
Hay canciones para la lluvia que le ponen besos al sol. Hay miradas para las flores que se quedan con tu amor. …Y mientras la calma acaricia mi rostro.
Las maravillas del girasol son la dicha y el dolor. Las mariposas reposan tranquilas en lugares desconocidos. …Y no hay nada que pueda hacer por ti. …Por el fuego.

Ir a la música.